Saltar al contenido
Centro de Información Médica | El Blog de la Salud

Cirugía para el hipertiroidismo

Última actualización: 20 enero, 2017
Por:
Cirugía para el hipertiroidismo

El hipertiroidismo es una condición que se caracteriza por la producción excesiva de la hormona tiroidea. Esta hormona se encuentra en la glándula tiroides, en la parte frontal del cuello. Se asocia a una gran cantidad de órganos importantes y sus funciones, como el corazón, los músculos y los huesos.

También controla el colesterol y todo el metabolismo. Si la hormona se debe producir en una cantidad que es mucho mayor que la regularmente requerida, podría acelerar muchas funciones del cuerpo o podría dar lugar a cambios de humor y algún tipo de neurosis. Por otro lado, algunas personas no experimentan ningún síntoma. Es importante tratar el hipertiroidismo porque puede causar complicaciones adicionales con el tiempo.

Causas y síntomas

En la mayoría de los casos el hipertiroidismo es causado por la llamada enfermedad de Graves. Esta enfermedad hace que el sistema inmunológico ataque la glándula tiroides, lo que obliga a producir demasiada hormona tiroidea en respuesta. Esta enfermedad es más probable que sea genética. En ocasiones más raras, el hipertiroidismo es causado por un problema en la propia tiroides, como la hinchazón o la aparición de crecimientos pequeños.

Como se ha dicho, a veces el hipertiroidismo no manifiesta ningún síntoma. Sin embargo, cuando lo hace, suelen incluir ansiedad, cansancio, letargo y cambios de humor. Además, causa aceleración del latido del corazón, falta de aire y manos temblorosas. El hipertiroidismo puede tener su efecto sobre la piel también, ya que provoca enrojecimiento e irritación de la piel, y provoca aumento de la sudoración. A veces también altera los movimientos intestinales, causa pérdida de peso y el cabello se cae.

El hipertiroidismo se diagnostica fácilmente con un análisis de sangre, que determina la cantidad de hormona tiroidea que se está haciendo.

Tratamiento del hipertiroidismo con cirugía

La cirugía no es definitivamente la primera opción del doctor para el tratamiento de esta condición. Hay otras maneras menos invasivas de lidiar con ella, como los medicamentos y la radioterapia. Además, hay que tener en cuenta varios factores antes de determinar el curso del tratamiento, como la edad del paciente, la forma y la gravedad de la enfermedad, así como la presencia de otra afección médica.

Es probable que la cirugía sea recomendable para aquellos cuyas glándulas están tan aumentadas que tienen dificultad para tragar y respirar, la existencia de cáncer de tiroides, una mala reacción a otros tipos de tratamiento o la incapacidad de la radioterapia para disminuir el tamaño del nódulo tiroideo, manera que se espera.

El procedimiento para el hipertiroidismo se llama tiroidectomía y lo que hace es quitar una parte o toda la glándula tiroides.