Los efectos secundarios de la miel

0
0

La dulce secreción de las plantas que ayuda a la polinización es utilizada por las abejas para producir la materia dulce y saludable que llamamos miel.

Los efectos secundarios de la miel
Los efectos secundarios de la miel

Además de cocinar, donde lo usamos como edulcorante, la miel también se usa en medicina, como un remedio significativamente eficaz para muchas dolencias y como complemento de las terapias médicas estándar.

Hay situaciones en las que la miel puede contaminarse con microbios de la vegetación, las abejas o la tierra. Los procesos de recolección y preparación también pueden inducir el mismo riesgo para la miel. Afortunadamente, la miel tiene características especiales que le permiten evitar la mayoría de los gérmenes por sí misma. En los casos en que la miel no puede destruir la bacteria por sí misma, la miel se puede tratar para garantizar que no queden bacterias en ella.

Aplicaciones de la miel

Los pacientes que sufren de fiebre del heno, tos y asma pueden beneficiarse del consumo de miel. Además, la miel se administra a las personas que tienen problemas con la diarrea, y a aquellos con ulceraciones estomacales provocadas por la bacteria llamada Helicobacter pylori.

Como una excelente fuente de energía, se usa comúnmente durante un entrenamiento intenso. Los atletas de muchos deportes, así como los deportistas de recreación, usan la miel sola o en diferentes mezclas de alimentos como un refuerzo de energía eficiente. Tomada antes de la actividad física, proporciona cantidades sustanciales de combustible al cuerpo, debido a su cantidad de calorías y el suministro de vitaminas.

La miel tiene mucho éxito en la curación de heridas en la piel, como quemaduras, laceraciones y algunos otros traumas superficiales. Por lo general, se aplica directamente, y funciona desinfectando la piel lesionada, reduciendo el dolor y disminuyendo el período necesario para la curación.

Posibles efectos secundarios negativos

Cuando se administra directamente en la piel o se consume por vía oral, la miel se considera una sustancia prácticamente sin riesgo de efectos secundarios de ningún tipo para adultos o niños mayores.

Aunque los adultos o los niños mayores no corren el riesgo de tal efecto secundario, a los bebés menores de 12 meses no se les debe dar miel sin procesar, ya que existe el peligro de que se infecten con botulismo.

El riesgo de infectarse con botulismo no existe con las mujeres embarazadas, siempre que hablemos de la cantidad promedio de alimentos. Debido a que no hay suficiente información confiable sobre el asunto, las cantidades medicinales pueden conllevar algunos riesgos de efectos secundarios dañinos para las mujeres embarazadas o las que están amamantando. Por si acaso, estas mujeres deberían limitarse al consumo de cantidades de miel en los alimentos y evitar aplicarlo sobre la piel.

Las personas que sufren de alergia confirmada al polen deben abstenerse de tomar miel. Aunque hay algunos indicios de que la miel es beneficiosa para la fiebre del heno, el riesgo de daños a la salud por los efectos secundarios no es insignificante. Como el polen está contenido en la miel, puede causar reacciones defensivas en el cuerpo del paciente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here